Saltar al contenido

Colecciones Editorial Aguilar

octubre 9, 2022

Loading

Un tributo rock producido por Álvaro Henríquez con la participación de artistas como Los Bunkers, Pettinellis, Lucybell, Javiera Parra , Chancho en Piedra y Juanita Parra que vio la luz en 2001 con el título de Después de vivir un siglo. Aun baladistas populares como Myriam Hernández, Gloria Simonetti y Luis Jara han incorporado la música de Violeta en sus repertorios. El 17 de diciembre de ese mismo año, en la esquina de avenida La Cañada con Mateo de Toro y Zambrano en la comuna de La Reina,​ instaló una enorme carpa con el plan de convertirla en un importante centro de cultura folclórica, junto con sus hijos Isabel y Ángel y los folcloristas Rolando Alarcón, Víctor Jara y Patricio Manns, entre otros muchos. Más allá de su sueño de transformar la carpa en un referente para la cultura de Chile —donde instalar su «Universidad nacional del folclore», y efectuar tutoriales de folclore chileno a lo largo del día y una peña en la noche—,​ la respuesta no fue muy motivadora y el público no la apoyó. Imitaban a los artistas de los circos que se instalaban en las proximidades del hogar.

colecciones editorial aguilar

Luego de combatir contra esta adicción durante un año, en el mes de octubre de 1936, fue trasladado a una institución mental y encerrado en una habitación para su desintoxicación. El tratamiento duró más de un mes, tiempo a lo largo del cual su esposa cometió adulterio con su mejor amigo, Zenshirō Kodate. Los dos tomaron píldoras para reposar, pero ninguno de los 2 murió, y éste decidió divorciarse de ella.

Obra[editar]

En 1961 Violeta viajó a Argentina, vivió en General Pico en casa de la familia del gobernador, Joaquín Blaya. En La Pampa cantó en la peña «El Alero» y también dio cursos de folclore, cerámica, pintura y arpilleras. Viajó a Buenos Aires a exponer sus pinturas y a accionar en la televisión y en el Teatro IFT. Grabó un LP para EMI Odeón que fue contraindicado y no se distribuyó. En la capital argentina en junio de 1962, se reunió con sus hijos Ángel e Isabel y su nieta Tita. Se embarcaron rumbo a Helsinki para participar en el VIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. Si bien su adicción a las compras fue revelada minutos después, mientras que toda la familia estaba adentrada en la tienda de guitarras.

Sus décimas autobiográficas, que habían sido grabadas con voz de Violeta, fueron compendiadas en un LP editado por Alerce en 1976 (después ampliadas en Décimas y centésimas); Warner Music Chile sacó en 1999 el concierto que dio en Ginebra y sus especiales Composiciones para guitarra. Realizó los tutoriales primarios y estuvo un año en la escuela habitual, que abandonó para trabajar en el campo y ayudar a su familia ya que su padre enfermó dificultosamente. Los hijos de la familia lucharon por sobrevivir saliendo a cantar en sitios de comidas, posadas, circos, trenes, campos, pueblos, calles e inclusive burdeles. «La gran apuesta» relata la frenética actividad de tres conjuntos de financieros que apostaron a que el mercado hipotecario colapsaría pocos años antes que lo acabara haciendo en 2007, ganando con esto una fortuna. Este libro examina cómo y por qué razón lo hicieron, las causas y secuelas del colapso, sus causantes y sus responsabilidades. Por último, Pepe Aguilar no tuvo más remedio que ofrecer datos sobre su compilación de guitarras y confesó su adicción a las compras.

Osamu Dazai

Los cuerpos de los dos, atados el uno al otro con una cuerda roja, fueron encontrados seis días después en un recodo del canal, justo en el momento en que Dazai hubiese cumplido treinta y nueve años. En 1923, Tsushima asistió a la escuela secundaria de Aomori y también ingresó en el departamento de literatura de la Universidad de Hirosaki en 1927. Allí, desarrolló un enorme interés por la civilización Edo y empezó a estudiar a Takemoto Gidayū, un cantante jōruri conocido por ser el constructor de un estilo de narración coreada para el teatro de marionetas.

colecciones editorial aguilar

A principios de la década de 1950, empezó su extensa tarea de recopilación de tradiciones musicales en distintos barrios de Santiago y por todo el país. En estas andaduras, conoció a diversos versistas, introduciendo a Pablo Neruda y Pablo de Rokha. Su hermano Nicanor la estimuló a asumir con personalidad propia la defensa de la genuina música chilena, en oposición a los estereotipos que hasta ese momento se manejaban. Es tal como su repertorio —hasta entonces apoyado en boleros, cantos españoles, corridos mexicanos y valses peruanos— pasó a las canciones mucho más habituales del campo chileno, que le dejaron descubrir los valores de la identidad nacional como ningún otro artista lo había hecho antes. Esta tarea de recopilación quedó plasmada en mucho más de tres mil canciones, reunidas en el libro Cantos folclóricos chilenos y sus primeros discos en solitario, editados por EMI Odeon. Se trataba de grabaciones en formato sencillo de canciones populares chilenas, como «El Caleuche», «La cueca del payaso» y «La viudita».

Rápidamente se volvió a desposar, en esta ocasión con una maestra de escuela secundaria llamada Michiko Ishihara (石原美 知子), que le presentó su amigo Masuji Ibuse. Logró obtener la asistencia del escritor Masuji Ibuse, cuyas conexiones le permitieron difundir sus proyectos y establecer una reputación. En 1933, usó por primera vez el seudónimo de «Osamu Dazai» en una historia corta titulada Ressha (列車); una historia autobiográfica contada en primera persona que más tarde se transformaría en su marca personal. En 1930, a los veintiún años de edad, Tsushima ingresó en el departamento de literatura francesa de la Facultad de Tokio, aunque abandonaría sus estudios sin graduarse. A lo largo de este período, militó en el incipiente movimiento marxista nipón, siendo encarcelado y torturado por el régimen militar, experiencia que influyó sensiblemente en su visión de la sociedad y en su producción literaria. En octubre de ese año, escapó con una geisha llamada Hatsuyo Oyama, lo que provocó que fuese desheredado y expulsado por su familia.

colecciones editorial aguilar

Jamás había venido a esta tienda, va a ser horrible”, explica Pepe Aguilar al comenzar el video. Además de ser uno de los cantantes del Regional Mexicano más afamados, Pepe Aguilar, no pudo ocultar que tiene un gusto desbordado por las compras.