Saltar al contenido

Colecciones Científicas Naturales

octubre 9, 2022

Loading

En este trabajo se equipara la distribución de algunas especies de coleópteros, basándose únicamente en las citas extraídas de la literatura científica. Se aprecia, que cuando no se consultan los datos de la compilación del MNCN, se pierden hasta el 50% de las localidades en las que están o estuvieron presentes estas especies. Además, es el museo más antiguo e esencial en lo que a compilaciones petrológicas, mineralógicas y paleontológicas se refiere. Los ejemplares comenzaron a recolectarse en el siglo XVIII y también incluyen espléndidas muestras de oro originario brasileiro, esmeraldas colombianas, al lado del popular megaterio de Luján, Argentina.

colecciones científicas naturales

Estas colecciones de extendida tradición histórica, al lado del desarrollo en el Museo de nuevas compilaciones, poco invasivas, como las de sonidos, imágenes o tejidos y ADN, han abierto nuevos campos para el estudio y afirman el desarrollo de la investigación futura en las ciencias naturales. Otra clase redescubierta a partir de los especímenes conservados en las compilaciones científicas es el mascaflor ibérico . Los primeros ejemplares estaban en la compilación del MNCN y habían sido colectados por el insigne entomólogo Manuel Martínez de la Escalera en 1900. Un museo de ciencias naturales debe contar entre sus propósitos primarios con la conservación y ampliación de sus fondos de compilaciones, pues estos son una fuente primaria de información del patrimonio natural y constituyen una herramienta de trabajo imprescindible para la investigación. Las colecciones científicas consisten en ejemplares de plantas, animales y microorganismos mantenidos de manera tal que se evite su deterioro y descomposición, y ordenados en una forma sistemática, estructurada científicamente.

Colecciones

Está integrado por el conjunto de bienes vinculados a la actividad productiva, tecnológica, fabril y de la ingeniería de la Red social Autónoma de Andalucía en relación son exponentes de la historia popular, técnica y económica de esta red social. El paisaje asociado a las actividades productivas, tecnológicas, fabriles o de la ingeniería es parte miembro del patrimonio industrial, incluyéndose su protección en el Sitio de Interés Industrial. En la actualidad, entre los principales objetivos están la utilización de la colección por la comunidad científica, llenar y actualizar el catálogo y hacer más simple el ingreso al mismo. Debido al considerable número de solicitudes para toma de exhibe de tejidos para el análisis genético, un banco de tejidos fué establecido con especimenes de pieles de mamíferos. Las colecciones del Museo están activamente incorporadas en las redes de europa y proponen a los estudiosos la posibilidad de conseguir datos a gran escala sobre áreas de enorme variedad para planificar adecuadamente las redes de espacios protegidos o modelizar cambios en el pasado y futuro sobre la diversidad.

colecciones científicas naturales

El fácil acceso a las compilaciones científicas es imprescindible para la generación, validación o perfeccionamiento del saber científico. Las científicas Johanna Segovia y Alejandra Trejo, quienes se encuentran haciendo un trabajo en el Proyecto Patitas de El Salvador, últimamente tuvieron la oportunidad de estudiar la Colección de Carcinofauna del Museo de Zoología de la Facultad de Costa Rica. Lo que aportó al propósito general de tal emprendimiento, “entender sobre la diversidad y puntos ecológicos de los cangrejos en El Salvador”. En los últimos tiempos, la investigación sobre las compilaciones de historia natural han cobrado un vivo interés debido a la crisis de Biodiversidad en el Antropoceno. Pudiéndose estudiar en series históricas y por medio de las colecciones como influyen los cambios de hábitat, el calentamiento global y en general las ocupaciones humanas, en la aparición de enfermedades y parásitos o la adaptación y supervivenca de poblaciones y especies.

Como sucede en todos los museos del mundo, sólo una mínima parte de los millones de ejemplares que contienen las compilaciones del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) se exhibe al público. Sin embargo, las colecciones científicas son la razón de ser de los museos de historia natural y una herramienta insustituible para documentar la biodiversidad. Finalmente en esta clasificación del patrimonio no debemos dejar de nombrar una exclusiva cuenta del patrimonio mucho más amplia que se llama paisaje cultural. En una época donde la biología molecular ha conseguido un enorme importancia y una muestra de ADN deja describir nuevas especies, hay mucha gente que puede llegar a pensar que las colecciones zoológicas son algo anticuado. Solamente lejos de la verdad, las colecciones científicas son más necesarias que nunca debido a la pérdida creciente no sólo de especies, sino de ecosistemas terminados; los científicos estiman que entre 150 y 200 especies se extinguen cada 24 h gracias a las ocupaciones humanas. Nuestras compilaciones, a pesar de los distintos y desgraciados avatares históricos, conservan de los mejores archivos históricos existentes sobre las ciencias naturales, así como buena parte de sus colecciones de historia natural.

Un estudioso del MNCN ha descubierto últimamente un nuevo género de gorgojo a partir de un ejemplar recogido en Sudáfrica a fines del siglo XVIII por el botánico y entomólogo sueco Carl Peter Thunberg, discípulo de Carl Linneo. Este espécimen, preservado en el Museo de la Evolución de la Universidad de Uppsala, fue descrito por Thunberg en 1813 y hasta la fecha no se ha vuelto a conseguir en el campo. Las compilaciones, por consiguiente, son importantes pues preservan la información que ya no está o no va a estar disponible en la naturaleza en el futuro. Las colecciones históricas tienen la posibilidad de aportar datos espectaculares, como puede ser la localización de un espécimen tipo que se creía perdido. Sirva de ejemplo el caracol terrestre neotropical Isomeria morula que fue descrito en 1870, del que sólo se conocía la descripción original y que termina de ser redescubierto por un estudioso del MNCN.

Compilaciones Cientificas Natural Como Patrimonio De La Humanidad

Desde el Museo creemos que este es buen momento para publicar una exclusiva mirada a nuestras colecciones de historia natural y mostrarlas al público. Queremos contarle qué contamos, qué hacemos con las colecciones, qué mucho más cosas se podrían hacer, si puede haber tesoros que estén aguardando a ser descubiertos y, sobre todo, deseamos transmitir a la sociedad el valor incalculable de nuestras compilaciones. Para esto, vamos a contar con la ayuda inestimable de los conservadores, que son sus custodios, y de los científicos que, con sus investigaciones, agregan valor a exactamente las mismas. El papel más importante de las colecciones de historia natural es salvaguardar especímenes tipo, que son los patrones de referencia en los que se basa la descripción de novedosas especies. Los tipos son esenciales para los taxónomos y para el grupo de la ciencia, por lo que tienen que guardarse en instituciones que garanticen su conservación y sean alcanzables a la red social científica. La información histórica que proporcionan las colecciones asimismo puede ser utilizada en biología de la conservación y canalizarla como instrumento que facilite la administración de las poblaciones naturales.

colecciones científicas naturales

A partir de tres especímenes colectados en Ecuador en la segunda mitad del siglo XIX, pertenecientes al MNCN y al Museo de Zoología de la Facultad de Michigan, fué posible aclarar su estatus taxonómico, reproducir su imagen por vez primera y detallar los letras y números que permiten su identificación. Las colecciones de microorganismos se preparan para su observación microscópica en portaobjetos; los microorganismos se fijan, deshidratan y tifien para su conservación por tiempo indefinido. Las compilaciones de animales están formadas por esqueletos y pieles preparadas de manera particular, animales desecados, insectos deshidratados o animales preservados en líquidos conservadores como alcohol, formol y otros. Además de este material está pendiente de incorporación alrededor de un par de millones más de ejemplares de diferentes órdenes. Tiene dentro especies de agua dulce y marina, procedentes de la Península Ibérica y una buena representación mundial de Europa, América, Africa y Asia. Se convirtió en colección de referencia internacional de ictiofauna continental de algunas zonas geográficas, como el norte de Africa, Centroamérica o, especialmente, de la cuenca mediterránea.

colecciones científicas naturales