Saltar al contenido

Colecciones Ciencia Ficcion

octubre 9, 2022

Loading

Como aficionado ha cooperado en numerosas publicaciones y como profesional ha dedicado varios sacrificios por publicar la “ciencia en la ciencia ficción”. Parece obvio que su formación técnica ha permitido su implicación en este mundillo tan diverso e atrayente. Entre los defectos que se le achaca a la colección es su tendencia a “partir” las novelas en varios libros. Una obra, concebida como un volumen único, se divide en dos o tres partes que se venden por separado, de forma que para llenar la historia se ha de comprar los 2 o tres libros que la conforman en España.

colecciones ciencia ficcion

O.­, se verifica de manera inmediata que, en solamente un lustro, se pasó de un florecimiento inusitado de compilaciones de bolsilibros a una desaparición total de exactamente las mismas. Se puede destacar los grandes títulos que Barceló seleccionó para la compilación y que dieron un prestigio mucho más que destacable a exactamente la misma. Muchas de las proyectos publicadas forman parte a ciclos que los autores desarrollan en más de una novela.

George Rr Martin Autobiografía Literaria Gigamesh

La editorial se dedica inicialmente a la publicación de juegos de rol, de los que llega a publicar hasta 150 en los años 90. Como no tengo intención de ser rigurosamente cronológico, ahora se ha comentado anteriormente, vamos a comenzar por una de las que se mantiene ya hace muchos años en activo y que tiene entre los catálogos más extensos del mercado. Las compilaciones han supuesto un espacio común, un líder, donde los apasionados podían localizar algunos de sus autores preferidas. Estas compilaciones siempre están orientadas según criterios particulares de los directivos de compilación o de los propios editores; por tanto, se puede con perfección localizar lo que se busca en tal o como colección a sabiendas de que la línea marcada es más o menos fija. No hay ningún fundamento que impida decir a los que leen que la ciudad en que empieza esta singular historia se halla en Virginia (USA de América). Si les semeja bien, vamos a llamar a esta ciudad Whaston, y la pondremos en el distrito oriental, sobre la margen derecha del Potomac; pero nos semeja inútil precisar más las coordenadas de esta ciudad, que se procuraría en balde aun en los más destacados mapas de la Unión.

En este último caso, eran los principios de la colección y probablemente aún no se encontraba consolidada la línea a proseguir. Concluyo el producto haciéndome eco de una iniciativa reciente —comenzó su andadura en 2018— y alegremente activa, la compilación Serie Beee de la editorial Matraca, que recupera tanto el espíritu como el formato clásico de los bolsilibros. Si bien no tiene que ver con una colección específica de ciencia-ficción, puesto que en los 25 títulos aparecidos hasta el momento comprende diferentes géneros, cinco de ellos son de temática futurista o están relacionados con ella, y además son nuevos. 4 de ellos están firmados por el veterano José Luis Bernabeu , que recobró un original que quedó sin publicar tras el colapso de Bruguera y, algo insólito en las últimas décadas, escribió ex profeso los restantes. El quinto, por su lado, recoge 2 cuentos cortos de David Piulé, un escritor novel en el mundillo bosilibresco. Otra circunstancia particular es que la editorial no era de españa sino sudamericana, con lo que la colección estaba destinada a estos países y no fue distribuida en España.

De la misma sucediera años atrás con las traducciones al español de las novelas de Fleuve Noir ninguna de ámbas colecciones tuvo un recorrido largo, 12 números Misterio Trébol Rojo y tan solo 4 Mutantes. Si bien la editorial matriz sigue activa y cuenta con un nutrido catálogo de ciencia-ficción, no volvió a procurarlo en España. En “Solaris Ficción” se mezclan tanto novedades como reediciones, siendo estas últimas escogidas entre grandes autores clásicos de la literatura de ciencia ficción. Asimov, Brunner, Banks, Dick, Farmer, Haldeman, Heinlein, Niven, o Silverberg.

colecciones ciencia ficcion

De Asimov se recupera su saga de las Fundaciones, un indispensable tradicional. Rober A. Heinlein ve publicadas nuevamente novelas tan clásicas para el aficionado como Estrella doble, La Luna es una despiadado amante, Tiempo para querer o Tropas del espacio. Philip J. Farmer contribuye su interesantísimo Mundo del río, y Iain M. Banks recupera los volúmenes ahora publicados de la serie de la Cultura y también incorpora con nuevos títulos inéditos. Los títulos de la compilación se nutren casi en exclusiva de autores anglosajones. Sólo un español ha conseguido difundir un título en esta colección y no es otro que José Antonio Cotrina, que en 2003 ve en las librerías su novela Las fuentes perdidas. También, resultando interesante en una colección de ficción, se publica en 2001 un ensayo, efectuado por autores españoles, titulado Las 100 mejores novelas de ciencia ficción del siglo XX.

Llums Del Nord Philip Pullman Empuries 2ª Edicio Setembre 2002

De Donald Curtis , mientras que el número 2 contenía ELLOS…, de Frank Caudett y REGRESO AL ESPACIO, de Curtis Garland . La verdad es que, más allá de todo, hubo algunos intentos posteriores por resucitar a los bolsilibros. Y, si bien fueron iniciativas de limitada efectividad y bastante fugaces, son sin embargo merecedoras de ser recordadas. Aunque el volumen de edición de forma anual se ha achicado un poco, hasta el momento se han publicado 197 títulos y ojalá se llegue, y se exceda, los 200.

colecciones ciencia ficcion

Precisamente los responsables de Astri no expusieron demasiado, ya que optaron por recurrir a reediciones y a un único creador, el veterano Juan Gallardo Muñoz, si bien en esta ocasión, en contraste a la editorial Andina, negociaron directamente con el propio Gallardo. La colección se abrió, no obstante, con una novela nueva, la única de estas características, de título EXCALIBUR DE ANDRÓMEDA, la que había sido escrita por Gallardo para la desaparecida Galaxia 2000, habiendo quedado sin divulgar a raíz del cierre de esta colección. Las 39 sobrantes fueron, por contra, reediciones de antiguos títulos publicados por Gallardo en La Conquista del Espacio, mostrándose firmadas todas ellas —también la número 1— con su seudónimo habitual de Curtis Garland. La situación en 1986, en lo que a la ciencia-ficción habitual respecta, no podía ser, ya que, más desoladora, puesto que por primera vez en varias décadas no existía en el mercado ni solo una compilación de bolsilibros dedicada al género. Con la visión que dan los 34 años pasados desde ese momento no hay duda de que el género de la literatura popular se encontraba ya intensamente tocado del ala y que nunca llegaría a recuperarse, pero eso era algo que entonces no estaba tan claro. Si a ellas les sumamos las pequeñas colecciones aparecidas a principios de los años 80 y desaparecidas antes de llegar al ecuador de la década, como Anticipación Galáctica y Kapra Futuro, de Helios; Infinitum y Los Indigentes del Espacio, de Producciones Editoriales; La Conquista del Espacio Plus, de Bruguera, o Ciencia-ficción de R.

colecciones ciencia ficcion