Saltar al contenido

Colecciones Arqueologicas

octubre 9, 2022

Loading

A pesar de que el ICP había solicitado el catálogo de inventarios de las colecciones, solo recibió el reporte final de análisis arqueológico divido en 2 volúmenes. En el caso del Museo, estos tienen en sus ficheros el inventario de los artefactos, pero con la sepa de los reportes finales del análisis arqueológico que tiene el ICP. De la misma forma, al revisar la localización actual del espacio, pude ver que el inventario de las cajas aún está en desarrollo, con lo que todavía hay cajas selladas. Conversando con la registradora del museo, esta apuntó que una vez culminado el inventario se procederá a la catalogación.

colecciones arqueologicas

El Centro de Cultura Puertorriqueña es una entidad del gobierno creada por virtud de la Ley #89 del 21 de junio de 1955. La agencia tiene la compromiso de elaborar e llevar a cabo la política sobre los diferentes aspectos culturales (eje. artes, arquitectura, folklore, lingüísticos, música, y patrimoniales) en Puerto Rico. El Instituto también tiene la compromiso de custodiar y conservar el patrimonio cultural tangible arqueológico, histórico y arquitectónico de la Isla. En el mes de marzo de 2012, la registradora del MHAA mantuvo varias comunicaciones vía correo con el arqueólogo de USACE quien solicitó la dirección física del Museo para coordinar la trasferencia de las cajas de PO-29. Por último, la Colección del Cuerpo de Ingenieros llegó a su actual repositorio el 25 de mayo de 2012, con un total de 87 cajas que corresponden a la colección de PO-29.

Publicaciones Y Merchandising

Jácana en Ponce, Puerto Rico es un lugar arqueológico precolombino excavado a lo largo de la primera década del siglo XXI. El trabajo de campo fue llevado a cabo por una compañía, no local, de administración de elementos culturales bajo contrato con el Cuerpo de Ingenieros del Ejercito los Estados Unidos de América (USACE, por sus iniciales en inglés). Entre las intranquilidades expresadas por los arqueólogos locales estaba dado que la compilación fue enviada a los Estados Unidos para su análisis.

A la importancia de muchas de sus piezas hay que sumar dado que estamos frente a una colección arqueológica completa, donde todas y cada una de las temporadas, desde la Prehistoria hasta la Edad Media, están muy bien representadas. Tras un tiempo en el que parecía predominar una alguna inclinación a la especialización de los museos arqueológicos en una determinada cultura o en una temporada específica, el Museo Arqueológico de Córdoba quiere poner énfasis de manera especial en el carácter continuo de su colección. Según lo predeterminado por esa ley, el Consejo debe mantener un inventario y registro de todos los materiales arqueológicos descubiertos en la Isla. A su vez, relata de qué forma las demás agencias gubernativos deben ayudar a que se hagan posibles los objetivos estipulados por la Ley #112. A su vez, le pide al DRNA que entregue un catálogo de los materiales arqueológicos referentes a la Compilación del Cuerpo de Ingenieros con las especificaciones de su de hoy ciudad. Más tarde, el Consejo solicita y hace una visita al repositorio de la Compilación para inspeccionar las comodidades, de qué forma era almacenada, el género de cuidado recibía, y aspectos relacionados a la seguridad y cuidado.

En el Centro León se han investigado recientemente láminas de latón europeo halladas en espacios indígenas de la Isla. Utilizando esta novedosa información, proveniente de piezas de diferentes partes del Caribe, ha sido posible determinar que estas láminas fueron trabajadas con técnicas propias del guanín, e incluso se les brindaron formas afines a estos. Se trata de un proceso poco usual, donde se aprecia como son potenciadas las características del metal europeo a través de una tecnología de orfebrería no antillana, que ayuda a insertarlo en la sacralidad local. No obstante, al presentarle la propuesta al personal del MHAA, estos señalan que el repositorio de arqueología que tienen tampoco tiene el espacio bastante y sugieren se busque un espacio alterno dentro del Recinto. Como producto de esta búsqueda fue viable encontrar un espacio adecuado en un edificio del Recinto y el DRNA se comprometió a obtener los aparadores y las cajas primordiales para el traslado de la compilación. Además, se pidieron fondos al USACE para sufragar los costos del equipo preciso para el almacenaje y mantenimiento de la compilación a perpetuidad.

colecciones arqueologicas

El segundo Memorándum de Entendimiento establece la intención de cada parte involucrada a fin de que se complete la transferencia, los requisitos con los que debe cumplir el Museo para acoger las compilaciones, el tiempo de caducidad del archivo (diez años) y las penalidades al incumplirse con lo acordado en el archivo. Luego de los precedentes pactos, el DRNA se comunica con la Universidad para hacer un recuento general de la relevancia de la colección, los deseos del USACE de devolver la misma a la Isla y las diligencias realizadas por el DRNA y MHAA para detectar un espacio perfecto para emplear como repositorio. La existencia de un objeto de valor patrimonial no acaba una vez es convenientemente preparado en una vitrina de museo, para disfrute del público, o guardado y conservado en las condiciones requeridas. Su presentación y articulación al lado de otros elementos en el alegato expositivo, responde a un saber específico. Con el pasar de los años novedosas ideas pueden reclamar reajustes en el contenido comunicado por el objeto; no obstante, exactamente el mismo objeto almacena el potencial, en dependencia de nuestra capacidad para interrogarlo, de contribuir en la formulación de otros conocimientos y al mismo proceso de actualización del alegato. De época prehistórica la compilación muestra fundamentalmente útiles líticos sobre lámina, acompañados de un grupo de hachas pulimentadas con enmangues de asta que proceden de la estación palafítica de Schafis (Neuenstadt/ Neuveville, Suiza), defensas de jabalí y una muestra textil cuya correcta catalogación precisa de su correspondiente investigación.

Revela Las Zonas Arqueológicas

Era una aleación de oro y cobre con la que se fabricaban objetos aplicando técnicas como la fundición, alisado, repujado, pulimentado, etc. El Museo cuenta con unas extensas compilaciones que se empiezan en temporada fenicia con los pecios Mazarrón 1 y 2, y el yacimiento del Bajo de la Campana, ambos del siglo VII a.C; pasando por el siglo XIX en el que destaca el cargamento de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes; para finalizar en el siglo XX con ciertas piezas cerámicas. La Edad del Hierro peninsular tiene una enorme representación en la compilación del Marqués, dado que su trabajo como arqueólogo se centró principalmente en este intérvalo de tiempo cronológico.

En los documentos disponibles en el archivo del Museo no se menciona la relación entre el identificador de ubicación “PO-29” y el ubicación de Jácana. No fue hasta el momento en que hice la consulta con la arqueóloga del Olmo y revisé los reportes finales de análisis de artefactos que pude encontrar información reportaje como evidencia redactada a fin de que el personal del Museo hiciese la conexión oficial. Por otro lado, hasta la fecha no se ha identificado la ubicación de las libretas de campo de las excavaciones en Jácana en ninguno de los archivos consultados.

colecciones arqueologicas