Saltar al contenido

Arte Contemporáneo En Palacio Pintura Y Escultura En Las Colecciones Reales

octubre 9, 2022

Loading

• Tras ser desmontadas de su sitio frecuente en la Compilación persistente del Museo Picasso Málaga, las proyectos de Pablo Picasso Las tres Gra… Los 2 grandes conjuntos en torno a los cuáles se articula la exposición corresponden a adquisiciones fabricadas por Patrimonio Nacional desde 1987 y hasta principios de los 90; y las incorporaciones fabricadas entre 2001 y 2008. Patrimonio Nacional lleva a cabo un emprendimiento educativo dirigido a centros institucionales en torno a la exposición temporal “Arte Contemporáneo en Palacio. Darío Urzay pertenece a una generación de artistas que tendrá que enfrentarse a los gastados repertorios de la tradición pictórica moderna y que pondrán en desempeño nuevas tácticas que buscarán socavar el imperativo de pureza para encarnar novedosas cotas de independencia expresiva. Sempere empezó ensayando con el volumen en los años 50 a través de sus Relieves Luminosos . La abstraction lyrique, surgida en el París de la segunda posguerra mundial, ha encontrado, tanto en aquel tiempo como en datas más recientes, gran eco en la escena de españa.

arte contemporáneo en palacio. pintura y escultura en las colecciones reales

Siempre y en todo momento es exactamente la misma iniciativa, la misma imagen fundamentada en una acumulación de experiencias. Es por estos años en el momento en que su relación con el pintor grancanario Pepe Dámaso se intensifica y colaboran en alguna obra conjunta. Indudablemente, estos esqueletos salvados pudieron ejercer en Manrique una predominación estética. Por este tiempo, su pintura por el momento no es puramente abstracta, sino incorpora ciertos elementos representativos por necesidades expresivas. Estas imágenes se configuran como iconos, símbolos, expresiones primitivas que aluden al vínculo de la naturaleza actual y los tiempos primigenios.

‘arte Contemporáneo En Palacio Pintura Y Escultura En Las Compilaciones Reales’

Es significativo que sea el único objeto que no queda con limite por el marco no por la cenefa, como señalando que ese sendero es infinito. Por otro lado el tratamiento de la luz, como en los sobrantes elementos y en las figuras, es esencial, ya que da aquí una idea clara no solo de su entidad material sino de esa prolongación visión. Fue un pintor de capacitación y plástica clásico, autodidacta en sus comienzos, siendo sus primeras proyectos coloristas, con motivos paisajísticos y locales. En 1945 viaja a Madrid para cursar estudios en la Real Academia de Preciosas Artes de San Fernando, en pos de una mejor formación técnica. Su traslado a Madrid supondría, indudablemente, una importante aportación, tanto en agrandar técnicas y métodos, como vivencias artísticas y personales.

arte contemporáneo en palacio. pintura y escultura en las colecciones reales

En aquella segunda entrega de la revista se publicó el artículo de Tàpies -que había colaborado en el núm. El vacío es materia en la obra de Tàpies de la que emergen las imágenes-signo, como en Broto, tan interesado en la enorme pluralidad que Tàpies logra con un registro tan corto. En el fondo, afirma Broto, se trata de sostener un cuadro, aun cuando todo brote inconscientemente. Tachaduras, grafías y drippings bañan el cuadro y atraviesan las imágenes, alterándolas y desplazándolas en el espacio ilusorio de la pintura, cuyo grado de dificultad debería ser tal que demorase al espectador el suficiente tiempo para pensar, ajeno del cuadro que tiene enfrente. Las compras comenzaron avanzado el año 1987, y en 1990, o sea, en poco más de dos años, con un presupuesto limitado, se habían incorporado 30 proyectos importantes de 17 artistas españoles, lo que formó el núcleo inicial de la colección que consigue, con las adquisiciones realizadas desde el año 2000, 115 piezas (entre pintura, estatua y obra gráfica). Así que composición, forma y también color son elementos escenciales que articulan la composición.

El Retrato En Las Colecciones Reales

En esta Columna, las varillas flotan y las líneas se han convertido merced a la reiteración finita de un módulo popular, en volumen observable pero falso. “Brillantes, juguetonas, interesantes”, las estatuas suspendidas de Sempere se comportan en el espacio redefiniéndolo. Mientras que las pinturas e incluso las serigrafías de Sempere están cargadas de un aire intimista, de un recogimiento siempre preciso para su contemplación, la estatua despliega frente sí brillos y luces de fiesta…al paso que estremece la ingravidez y la belleza metálica.

arte contemporáneo en palacio. pintura y escultura en las colecciones reales

El resultado es la proyección de una improvisación que da por resultado obras formadas por movimientos únicos y también irrepetibles. En los trazos de Vestido de luces, Canogar es siendo consciente del resultado sabiendo que no controlara de manera absoluta todos los elementos del cuadro. Es la mácula que se extiende y superpone formada por múltiples colores mezclándolos, las gotas que salpican de forma involuntaria la superficie del cuadro y que crean la expresividad espontánea de cada obra. En la composición del cuadro, como en la mayoría de la serie, es decisiva la dialéctica entre figura y fondo, que anticipa entre las intranquilidades fundamentales del artista, la aparición misma de la manera, y el modo perfecto en el que emerge desde el fondo. La profundización en nuestra historia del monumento le descubrió cómo el grupo mucho más célebre de la arquitectura islámica es considerablemente más de lo que se ve, está cargado de simbolismos sujetos a distintas interpretaciones.

Pero, más que nada, le mostró de qué forma las considerables obras de arte nos cuestionan sobre la verdad que contemplamos y nos conectan con nuestra experiencia vital. Esta capacidad del arte como conductor de conmuevas fue la enorme lección que dio nuevos sentidos a su obra. A finales de los años 60 Sempere procuró novedosas proposiciones basadas en el rigor matemático y efectuó una secuencia de esculturas cromadas fundamentadas dotadas de movimiento manual o mecánico, sostenidas por una base cuadrada o circular a las que denominó “Órgano”, “Torre”, “Cubo”, “Pentágono”, o simplemente “Móvil”. Hay tres instantes en la obra de Picasso, escribió Antonio Saura, en los que practicó, de manera manifiesta, la mirada cruel .

A la vez, la forma alargada y el tamaño grande, confieren un aire de mural, de paño de pared pintado. El fondo es sutil, a base de pinceladas extensas y pintura arrastrada de un mismo color, que deja entrever un tanto el fondo claro de la lona, como en un fresco donde el estuco fué absorbiendo el pigmento de una manera irregular y vibrante. El color gris del fondo otorga un aspecto crepuscular, de nocturno, en el que unas cuantas formas geométricas aparecen repartidas de forma regular a lo largo del lienzo. Dos rectángulos –uno de ellos, el del primer término apenas dibujado– y dos triángulos situados rítmicamente uno encima de otro, como forma y reflejo. Un tercer triangulo girado, situado en el radical superior da dinamismo al conjunto, al paso que una contundente línea vertical, ubicada en la derecha, y casi de arriba abajo, aguanta la composición general. Manuel Hernández Mompó estudió en la Escuela de Preciosas Artes de San Carlos de Valencia en los años cuarenta.

arte contemporáneo en palacio. pintura y escultura en las colecciones reales